Gimena Berenguer | Slow wedding
25613
post-template-default,single,single-post,postid-25613,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.2.1,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Slow wedding

No soy una fotógrafa de Bodas, no esperes eso de mí, soy Gimena Berenguer y soy Fotógrafa de Vidas. Vidas vividas, usadas, gastadas, disfrutadas al máximo, exprimas hasta la última gota. Supongo que tiene que ver con mi propia forma de ser y sentir, y de hablar con mi cámara. Ese sentimiento, esa energía, despertó en mí las ganas de contar una Boda diferente, una Boda vivida. Porque en muchas ocasiones las bodas se convierten en obras de teatro orquestadas por otros, dirigidas por otros, que se escapan de lo que vosotros, novias, novios, queréis en realidad. Que, al final, es más sencillo y a la vez más importante. Y esa palabra es clave, centrarse en lo importante, que es vuestro día, solo vuestro, que no hay normas, no hay prisas, no hay que fichar, no hay que superar ninguna prueba, tan solo hay que disfrutar. En resumen, tenéis que vivir vuestra Boda a vuestra manera. Así, con esa idea, con ese sentimiento, nació y creció SLOW WEDDING.

El espacio, mi estudio urbano en Coruña. Un lugar que siempre tiene las puertas abiertas y, en ocasiones las ventanas, es lo que pasa por tener un bajo en el centro de la ciudad, y contar con grandes amigos y compañeros, que el trasiego está garantizado y, además, me encanta. Me encanta porque mi estudio lo pensé como un lugar de intercambio cultural y así lo gestiono, con exposiciones, presentaciones de libros, proyectos muy dinámicos con gente llena de talento. Pues eso mismo lo quería hacer en el terreno de las Bodas, pero de las Bodas bonitas, personales, únicas, ese tipo de Boda que estás buscando.

Slow Wedding se fue gestando así, despacio pero con cariño y mimo al detalle, como a todas y todos lo que estuvimos allí nos gusta trabajar, porque una Boda no es el momento para correr, es el momento para disfrutar. Y eso es lo que teníamos que ofreceros, una Boda. Recreamos los momentos previos a la Ceremonia, esos en los que los nervios de la Novia empiezan a aflorar, a no ser que sepa rodearse de personas que sepan inspirar calma. Y de esos instantes nacen fotografías que son únicas, íntimas, coquetas, magníficas. Fotografías en las que la Novia se descubre sorprendida, porque esperaba “no salir bien” y sucede todo lo contrario. Es lo que pasa cuando el ambiente es bueno, cuando estás con profesionales que te ofrecen confianza y disfrutas. Y, aunque mi cámara esté trabajando, al mismo tiempo que el vídeo, no sientes agobio, al contrario, lo estás pasando en grande. Es tu Boda, a tu manera y de nadie más.

El momento de ponerse el vestido. El vestido, con mayúsculas. Olvida normas, olvida cánones y busca sentirte fantástica y cómoda, de verdad que la comodidad es importante, te esperan muchas horas. Nuestro vestido era ligereza pura, vaporoso, femenino y muy atemporal. Perfecto para ella, para ti, que no te quieres disfrazar, que te quieres reconocer en el espejo y en las fotos. Unos buenos zapatos y los accesorios que prefieras, colocados a tu manera. Mientras nuestro novio particular decidía que no quería llevar chaqueta, porque no tenían intención de pasar calor en su propia Boda. Y en mangas de camisa, con una sonrisa como mejor complemento, esperaba a su Novia, repleto de ilusión.

Oficiamos una Ceremonia real, con anillos incluidos, música en directo. Por supuesto hubo mesa dulce, tarta, que no falte la tarta, aunque solo sea para disfrutarla visualmente, son una belleza. Buenos cócteles, y muchas flores, flores por todas partes. El momento de la fiesta comienza cuando los Novios se unen y bailan sin dejar de mirarse, porque no pueden, así de simple. Su Boda está siendo su Boda, han disfrutado de cada instante y ahora llega el momento de subir la música, de bajarse de los tacones quién no los aguante y bailar y reír. Y eso hicimos, todos, los asistentes y los compañeros. Sigo pensando que la vida es mejor entre risas, alejada de los nervios sin sentido en un día que tiene que convertirse en uno de vuestros mejores recuerdos. Una Boda a vuestra manera, vuestra Boda perfecta.

Gimena Berenguer – photography

Equipo Slow Wedding

Fotografía y dirección  |  Gimena Berenguer

Vídeo  |  Cinemapara2

Vestido de novia  |  Boüret

Maquillaje y peluquería  |  Eva Villamar

Tocados de novia  |  LeLén Headpieces

Oficianta  |  Verdemimosa

Ramo y arreglos florales  |  La Florería Coruña

Mesa dulce y tarta  |  Matilda & Co.

Coctelería  |  Cousa Rica Cocktail Bar

Música  |  Mas Music

Solista en directo  |  Rebeca de Orleans

Modelo novia  |  Axia Díaz

Modelo novio  |  David Rumbo